domingo, 3 de marzo de 2013

CASI TODAS...

 
CASI TODAS...
 
Casi todas las mujeres de mi generación son las que al nacer nos pusieron la etiqueta de ama de casa, que duraría toda la vida. Y pocas estudiaron siendo familias normales, viviendo al día a día.
 
Nos quedamos sin poder expresar nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestra sexualidad, y solamente servimos para ser esposas y madres, sin tenernos en cuenta para nada, aunque de un tiempo a esta parte, no parece que se nos deje en casa sin más salida que esa, también es verdad que la mujer ha sido maltratada durante todo el tiempo, ahora se dice, antes… era algo que solo vivían sus hijos y ella.
 
Y se quedo más de una noche durmiendo en una silla, porque el rey tenía todos los derechos, el amo traía el dinero a casa, y mucho o poco la mujer era la que tenía que poner el plato en la mesa, la ropa limpia y planchada, la casa limpia, y el cuerpo dispuesto para cuando “el amo” llegase.
 
Dura vida para al final llegar al ahora, que ya solamente queda callar, porque hemos vuelto al ayer que siempre hemos temido, pero añadiendo que la gente este enterada, y la muerte que llega cuando al maltratador de turno… le apetece.
 
¡¡¡Mujer no llores, es hora de la resurrección, levántate y lucha, no calles más!!!
 
 

13 comentarios:

  1. Así eran las cosas . . . afortunadamente esto ha cambiado
    y la balanza se ha equilibrado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te invito a pasar por mi nueva entrada:

    http://sombrasdeunimaginario.blogspot.com.es/2013/03/el-orden-de-las-cosas-order-of-things.html

    Besos, Lola.


    Pd.: PODEMOS!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Al menos se ha conseguido hablar de ello.
    Cuando no se habla de algo, ese algo, parece no existir.
    Las generaciones futuras están más concienciadas y no creo que cejen en el esfuerzo por erradicar esta lacra durísima que se ha instalado con ganas de quedarse para siempre.
    Es una lucha comunitaria en la que, todos y todas, tenemos un papael asignado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén, no sirve que se hable del maltrato si se sigue produciendo, pero lo mejor es saber que ahora hay formas de comunicación, y en las redes sociales podemos estar en contacto, a gritar que se nos escuche. Gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  4. Espero que nuestras hijas vivan en un mundo mejor,Lola muy buena entrada, un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero yo también José Ramón, que nuestras hijas estén en todo mejor que las de nuestra generación. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me uno a tu pedido, apoyo la causa de las mujeres que luchan por terminar con el dominio de algunos sectores machistas retrazados en el tiempo y que todavía no aprender a respetar a la mujer, sin darse cuenta que se denigran a si mismo como persona y como hombre.
    Besos,ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana María, gracias por seguir mis palabras de socorro hacia las mujeres maltratadas, ojala y la unión sirva para algo. Un beso.

      Eliminar
  6. Yo quiero creer que algo sí ha cambiado. Bien es cierto que muchas mujeres sufren la violencia a diario, pero también muchas escaparon de ella con ayudas o por su propio valor.

    Que algún día veamos erradicada esta terrible lacra.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Trini, poco ha cambiado en verdad la situación de la mujer, pero seguiremos dando guerra. Gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  7. quicera no creer eso pero lastima que tengo que tomar en cuenta que muchas y muchos pensaron eso., ÇGracias a Dios hoy en dia ya no, por lo menos no tanto

    muy buena reflexion y rezo para que exista la igualdad y por todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola aun hay este problema, se saben más cosas, y quizás por eso sea tan importante, pero aquí siguen produciéndose estos malos tratos, es hora de que cambien todo. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar