miércoles, 25 de marzo de 2015

EL SE PASEABA...



EL SE PASEABA...


El se paseaba por mi cuerpo primero a besos, después a golpes, se paseaba implorando una sonrisa, después exigiendo mis lágrimas, todo le pertenecía, y yo deje de entenderlo así.


Me empeñe en que mi cuerpo dejase de sentir, pero ese camino elegido es duro, tanto que aun no lo he conseguido, y las señales moradas me lo recuerdan cada día a su regreso.


Me he vuelto mala, y a pesar de no desearle nada malo, cada día pienso en la muerte, en la suya o en la mía, en la liberación y en la esclavitud en la que vivo, o muero, según me sienta.


He vuelto a los rincones de mis primeros besos, y las lagrimas lo borraron todo en ese día, dejándome el cuerpo muerto y el corazón lleno de arañazos, que ya no siente los golpes, solo teme al recuerdo , de unos abrazos dados en la agonía de una pasión, que sin darme cuenta quemaba mis alas, y las ganas de vivir.


Algún día seré libre, lo se desde la amistad, el consuelo, y el amor de las personas que se sienten cercanas a mi, en mi miseria, y en rencor a una vida que, quizás no merezco.




8 comentarios:

  1. Si se tiene que morir alguien que sea él.

    Besos Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debe morir nadie pero ... Un abrazo Rafa.

      Eliminar
  2. Seguro no merece vivir eso.
    Besos Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no, pero nada cambia, pero puede cambiar, solo hay que esperar. Un beso Vero.

      Eliminar
  3. duro, sin duda, no sé qué decir que no suene repetido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durisímo, como todo lo que nos está pasando...
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un post realmente crudo. Me enoja y a la vez me encanta leerlo, por toda su profundidad. Te sigo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Claudio y bienvenido a mis pequeños espacios. Un abrazo.

    ResponderEliminar