lunes, 16 de marzo de 2015

PEDÍA PERDÓN




PEDÍA PERDÓN

Pedía perdón y lloraba, si no le perdonaba volvía a llorar ell, y eso era el cuento de nunca jamás.


Casi todos los días era lo mismo, casi que se habia acostumbrado, ella solo tenía que perdonarle, y durante dos días no habría novedad, después… un poco de droga, o de alcohol, o simplemente un mal día para él, se convertía en un mal día para ella.


Y si se arreglaba  decía que donde iba, si no se arreglaba le decía guarra, abandonada, el caso es lo mismo, se trataba de pegar y terminar con sus frustraciones que parecía que ella  fuese la culpable.


Pero se acabo el trabajo, una empresa no consiente que sus empleados no cumplan horarios ni objetivos, y  con varias faltas vas a la calle sin indemnización,  y ya tienes todo el día para pensar como maltratar a tu mujer…


Cada día llega tarde a casa, y te levantas más tarde aun, y cuando eso sucede quieres que tu mujer este en casa, aunque tenga la suerte de tener un trabajo para poder pagar las facturas, que ya el marido no paga, solo pega golpes para ser mas hombre.


Y ya no hay nada más que decir, la vida es un infierno, y no hay perdón diario, solo miedo y ganas de huir, por tus hijos, por ti, por una nueva vida que te mereces.



6 comentarios:

  1. Por desgracia pasa tanto, gracias por tu visita, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus bellos blogs. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí que estas mujeres están siempre en peligro, nosotras hemos tenido suerte con los maridos tan estupendos que tenemos. Gracias amiga por venir a este blog tan triste. Un beso enorme.

      Eliminar
  3. ¡Hola, Lola!!!

    Te estaba leyendo y se pone la piel de gallina. Tengo nietas de dieciocho y diecinueve años, tienen novio y de verdad que me tiembla en cuerpo, solo pensar que pueda ocurrir algo semejante, me pone enferma. Quiero ser positiva pensar siempre que todo va a ir bien, puesto que atraemos lo que pensamos.

    ¡Que afortunada he sido yo!!! Fui feliz asta el último día de su vida. Cuanto lo echo de menos, madre mía. Y cuanto cambió mi situación económica, pero no me puedo quejar, porque tengo mis hijos que es lo mejor que me ha podido pasar en la vida.

    Gracias amiga, por este pogs necesario.
    Un abrazo y toda mi estima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy es un feliz para recordar a los que tanto nos quisieron, pero también hay que recordar a quien ha maltratado a esposas, hijas, y nietas que de todo ha habido. Pensemos positivamente, y todo cambiara. Un beso grande amiga.

      Eliminar